El click que ya no lo es

Spotify

Es muy gracioso que los comerciales de Spotify mencionen “haz click en el banner”, cuando la mayoría de las veces la aplicación se escucha desde un dispositivo móvil. Donde ya no das “click” en sí.

La campaña (no tan) ecológica

campaña_ecológica

Pues resulta que voy caminando en un transbordo del metro, cuando de pronto me veo acechado por dos repartidores de papelitos.

Uno de ellos me da el papelito que se muestra en la foto y yo por puro reflejo involuntario, se lo tomo.

Unos pasos más adelante, leo el micro-volante que me dio y descubro que forma parte de una campaña ecológica.

Y aquí mis puntos sobre”el diseño de las cosas”:

De entrada. ¿Volantes?, ¿es en serio?

No descarto al 100% este medio de comunicación, pero dudo mucho que sea efectivo para el objetivo que se busca conseguir y sobre todo para el tipo de campaña que es.

Si la idea es conseguir que la gente se lleve algunas semillas para plantar, ¿por qué no eliminar el paso del volante e ir directamente al grano? (Literalmente).

En este caso, una idea es que se puede hacer llegar el mensaje al target repartiendo las semillas en pequeños sobres con el mensaje de apoyar la naturaleza.

El mensaje

El mensaje impreso en el sobre podría ser más detallado. Algo directo y sin mucho texto, pero de interés para quien recibe las semillas.

Algunas ideas en este aspecto podrían ser cómo cuidar el bonsai o porqué un bonsai es benéfico para la naturaleza, ya que es lo que están regalando.

Branding

¿Quién organizó esta campaña o cuál era su motivo de hacerlo? No lo sabemos. Ni siquiera en el stand donde repartían las semillas se podía saber esto a simple vista.

Un diseño bien hecho podría comunicar la causa y quien la apoya arreglando tan solo un pequeño aspecto de presentación.

Es más, no vayamos tan lejos, el simple hecho de poner un logo hubiera arreglado este aspecto.

Producción

Se ahorrarían gastos de producción y podrían implementar un mejor diseño. Habría que comparar gastos, pero ¿qué tanta puede ser la diferencia entre producir este mal promocional contra uno bien hecho?

Contemos los elementos utilizados en cada caso. Tal cual lo están haciendo:

  1. 2 volanteros
  2. 1 repartidor de semillas
  3. las fotocopias de los mini-volantes + las horas hombre de cortarlos
  4. bolsitas de plástico para las semillas
  5. stand
  6. semillas

Ahora propongamos:

  1. 2 repartidores de semillas –> lo cual ahorra el trabajo de una persona y que la distribución duplique su efectividad.
  2. los sobres de las semillas –> Este punto es medular pues ahorra muchos recursos:
    • Los sobres como tal ya vienen armados, lo cual ahorra las horas hombre de cortar los papelitos.
    • Los papelitos y las bolsas de plástico de las semillas generan un costo, mismos que se disminuyen al ser solo un contenedor con el mensaje.
    • En este tenor, si es una una ONG quien promueve esta acción, seguramente querrán optimizar sus recursos.
    • Se puede hacer un uso de un diseño llamativo, mejor que un volante convencional y feo.
    • E incluso, el sobre que se propone, podría estar fabricado de algún material reciclado, cerrando todo un círculo de comunicación.
  3. stand
  4. semillas

Optimización de recursos = eficiencia. Eso es todo.

El medio es el mensaje

Como bien sabemos e incluso me pasó, la gente toma los volantes que se reparten en la calle y después los tira al piso.

Por tanto, muchos de los flyers que se producen a diario terminan convirtiéndose en generadores de basura impresos con anuncios que nadie ve.

Al entregar el sobre que se propone, quien ejecuta esta acción no reparte volantes, sino que realmente está regalando semillas cargadas con un mensaje.

Para mala suerte del flyer original, se menciona en su texto: “¡DEPOSITA LA BASURA EN SU LUGAR!”, cuando lo único que genera es una invasión de papelitos en el piso alrededor de quien los reparte. ¡Todo lo contrario a lo que trata de evitar!

Y suponiendo que en uno de los mejores casos (que no creo), se reutilizaran los papelitos que la gente deja caer al suelo y/o tira a la basura, muchos de estos ya estarían inservibles al ser pisados, maltratados o contaminados por los desechos del piso y la basura.

Un valor agregado

El regalar semillas es per se un incentivo para quien las recibe. Pero, ¿qué tal si pensamos en generar un poco de rentabilidad a quien organiza esta acción?

Supongamos que las semillas de bonsai se continuan regalando. Esto está perfecto. Entonces, usemos esto como gancho para atraer personas al stand.

Ahí, se puede explicar rápidamente (porque recordemos que la gente va de paso y no tiene mucho tiempo), el beneficio de las plantas al medio ambiente.

Y como plantas hay muchas y de muchos tipos, qué tal si por una módica cantidad (algo de no más de $10.00) se puede adquirir un surtido con semillas de plantas exóticas, semillas de plantas variadas, o flores.

De manera que la gente no sólo adquiere un producto de ornamento para su casa o trabajo, sino que lleva consigo a un ser vivo que contribuye a la mejora del medio ambiente.

Como claro está, no olvidemos también la satisfacción de apoyar una causa benéfica obteniendo un bien tangible.

Y por supuesto, además de dejar una pequeña ganancia a la organización para recuperar los gastos de la activación e impulsar otros proyectos.

En mi personal punto de vista, el éxito de movimientos como éste depende no de lo que hacen, sino cómo lo hacen.

Escribir ayer, hoy y quién sabe mañana

Wordpress

Hace 9 años, cuando comencé a escribir por primera vez en este blog lo hacía en una computadora bastante tosca.

First PC
Mi chompu de hace algunos años.

Después, cambié a otra máquina a la que se le podían sacar más posibilidades.

mac1
Mi bebé más caro que una novia.

Luego vino un cambio más portátil.

Post 1
Mi “lap”.

Las cosas cada vez se fueron poniendo más ligeras.

tablet
Y luego “la tablet”.

Hasta el día de hoy que escribo desde este dispositivo.

cel
Mi “cel”.

Tal vez, en un futuro no muy lejano, siga escribiendo en este blog mediante un dispositivo cada vez más ligero. A la mejor mis lentes, quizás mi reloj.

O quizás desde una resina en mi muela. Ya veremos.